Marco Consolo – Si esto no fuera más que serio y no implicara el destino de millones de personas, sería una broma (de mal gusto). Las elecciones del pasado 4 de febrero (presidenciales y para la renovación del parlamento) en El Salvador fueron a la vez una farsa y una…